2.2.08

Fin de año...


Bueno... ahora sí ya se acabó el año. Feliz año nuevo, María del Mar..
Terminó el año de servicio.... ya todo. Ya entregué el centro de salud (había puesto "mi centro de salud" pero ya no es mío), contamos las medicinas, saqué mil papeles que qcumulé desde febero del año pasado. me despedí de las señoras... me hicieron unas pequeñas comidas. Me dieron unos pequeños regalitos.
Sus abrazos fueron los regalos mejores que he recibido en la vida. Elena me regaló una ranita de la suerte. No platiqué nunca de Elena creo... es una chava de 22 años, un día llegó porq se sentía mal: Dra, me puede poner suero porque me siento mal? No, el suero no es solo porque te sientas mal, mejor te reviso y vemos qué tienes... Y así, resultó una arritmia, un poco de anemia... nada grave. Y la falta de una amiga. Y un esposo lejos, y dos chiquitos que cuidar.
Y fue mi paciente por 2 meses nada mas... me hubiera gustado conocerla antes. Fue mi amiga allá. Estos últimos días tan difíciles, fué mi amiga. Y nunca hablamos de la clínica, de nada del trabajo. Pero las dos nos sentimos acompañadas. Y nos despedimos el jueves.
Ya se acabó. fuimos por la liberación a la jurisdicción, luego al otro día a Toluca, y ya llevé mis papeles a la escuela, y ya, el 7 de abril el título y la cédula. Y ahora sí, a loq ue sigue.
Ya pasaron 6 años desde que empezó ésta aventura que está cerrando un capítulo. Y vamos a empezar otro... No sé cómo va a continuar, y me emociona, y me da miedo y me ilusiona.
No había escrito porque no sabía qué sentía. Y creo que todavía no lo determino bien.
Desde febrero del año pasado estaba esperando que se terminara. Y el día que entregué las llaves y cerré la puerta de La Magdalena y me senté con Verónica a fumar un cigarro, el último aquí, dijimos, sentí ganas de llorar. Voy a extrañarlos. A mis niños, a las señoras, a Mari, a Flor, a todas esas personas que atendí y que cambiaron mi vida sin saberlo. Y que me hicieron darme cuenta de cómo importa la gente. De todo lo que falta por hacer, y que quiero hacer. Y que sí , estoy segura ( aunque 6 años estuve titubeando) de que esto es lo mío.
Y ahora a lo que sigue.
Pero un pedazo enorme de mi corazón se queda allá. Y todos estos recuerdos que ni siquiera puedo escribir, se quedan aquí, adentro mío. Para siempre.

2 comentarios:

ËTÖR dijo...

...No comments...

Sólo diré que a mí también me da tristeza dejar un lugar... porque tuviste algo ahí... porque no lo quieres perder...

Pero ten por seguro que a donde sea que vayas tendrás más... y tampoco te querrás ir...

Siempre estamos en un continuo cambio... un ir y venir... ¿qué buscamos?...

Te dije... algo pasará... y para ti... ya comenzó...

Besos!

dEsoRdeN dijo...

Los vínculos afectivos son muy buenos, pero a veces duelen. Quédate con la ilusión y la excitación por la nueva etapa que se te abre, y los recuerdos y la experiencia de lo que dejas.
Y con un beso bien fuerte que te envío desde aquí! ;P