22.6.07

la (s) rana (s) y el ratón... y la araña



Esta semana, fui mas valiente de lo que pensaba.
El lunes llegué al pueblo y después de estar entregando tooooda la mañana la estadística ( que obviamente me salió mal, otra vez) llegué a mi cuarto, muerta de sueño. Empezó un aguacero... Y ya, como a las 10 de la noche, mientras me disponía a fumar un cigarro en la ventana... Una rana entró saltando por abajo de la puerta!!!
Y nooooo, no era una pequeñita rana!! nooooo!! era una ranota!!
No tan grande como un sapo, pero verde con puntos blancos, saltarina!! Y no. No me pareció nada agradable que hubiera decidido protegerse del agua en mi cuarto!!! Me dió pánico! no la iba a sacar con la mano. No.
Me atrevo a muchas cosas, pero no a agarrar una rana!!!
Le puse un vaso encima, y entonces, comenzó a saltar el vaso. Fui en busca de un vaso mas pesado, yyyyyy... ahi!!! en el bordecito de la ventana: OTRA RANOTA!!! ahhhhhhh!!! Le puse otro vaso.
Y mientras pensaba como sacarlas, las observaba saltar ahi adentro. Pobres, la verdad, pero no puedo convivir con ranas.
Les puse un foler abajo y las saqué lejos lejos en el pasto. Y ya no pude fumar, porq si abría la ventana, se iban a volver a meter.
Osea, ya saben: Para dejar de fumar, tengan ranas en el jardín...
Muy bien. Saqué a las ranas.
El miércoles llegué tardísimo, a las 10, después de estar trabajando como una loca revisando mil expedientes...
Hablaba por teléfono y de repente: Horror! un ratón en el sartén!
Ahora sí q me quedé pasmada.
NO. Ranas es una cosa. Pero, ratones???? NO puedo dormir con un ratón en mi cuarto.
Me puse a llorar. ( Ya había llorado 3 veces antes en el día, otro post contaré porq) . Dejé de llorar. Decidí que no podía vivir con el ratón, y q habría q eliminarlo.
Y sí... lo estuve buscando hasta las 12 de la noche... no lo encontré... Supuse que había huído. Me acosté, medio paranóica, pero barrí, trapeé, sacudí, moví todo y el ratón no salió... Se fué, pensé.
Y de pronto, lo escuché, otra vez. Con la linterna, lo iluminé y estaba metido en la hornilla de la estufa!!! Levanté el sartén cuidadosamente y ahí estaba... chiquitito, temblaba de miedo. PEro les puedo asegurar que yo temblaba mas.
Total, que a las 2 de la mañana, el ratón fue eliminado, y después de volver a trapear, a barrer y a sacudir todo, me dormí...
La forma en la que murió el ratón es tal que no quiero contarla... Fue violenta... pero no podía dormir con el ratón cerca.
Salí a tirar el cadáver del ratón y entrando: una tarántula ( no araña, TARÁNTULA) enrome ( como del tamaño de mi mano!!) con todas sus hijas tarantulitas encima, moví la puerta y el piso se tapizó de arañas. Espantoso. Me dió horror.
Les eché incecticida ( pro no las mata!!! solo las atonta) corrí, cerré la puerta de mi cuarto y puse de todo abajito para q no pudieran entrar.
Me dormí a las 3 am.
Me levanté a las 6. Y de verdad que nunca había luchado contra la naturaleza como ese día...

2 comentarios:

Bárbara Lazcano dijo...

Marimar eres mi héroa!!! yo no habría tenido problema con las ranas, pero con las arañas?!?!?!? habría dormido afuera lo juro, q espanto!!! y el ratóooon!!! no quiero saber cómo lo despachaste pero NIAAAAAAAAA! q valor!!!

tuuu q llegaste desde el jueves y no me avisas, tarada... en fin t quiero y t mando besos...

desorden dijo...

¿Vives en un zoológico? A ver si el próximo día vas a tener un elefante en el sofá...